BARRA
Otros siete procesados niegan los hechos y se enfrentan a penas de hasta seis años de cárcel.

La Audiencia Provincial de Valencia comenzó a juzgar ayer a 10 acusados de descargar pornografía infantil y distribuirla a través de internet. Tres de los implicados confesaron los hechos y aceptaron una multa, seis meses y un año y medio de cárcel, respectivamente. Los otros siete individuos niegan pertenecer a la red y se enfrentan a penas que van desde los ocho meses hasta los seis años de prisión.
Los procesados están acusados de compartir, a través del programa Emule, ficheros con múltiples imágenes en la que menores de tres y cuatro años eran sometidos a prácticas sexuales por parte de adultos. Los archivos respondían a nombres tan evidentes como violaciones bestiales.Las investigaciones del caso comenzaron cuando un ciudadano denunció ante la Guardia Civil de Valencia la existencia en internet de numerosos videos con contenido de pornografía infantil.
Durante el proceso, los agentes obtuvieron las direcciones IP de los ordenadores desde los que se habían realizado el intercambio de los archivos ilegales. Ello les permitió llegar hasta la identidad y los domicilios de los sospechosos. La Guardia Civil registró viviendas de los procesados en Valencia, Torrent, Paiporta, Aldaia, Alzira y Elda.
Tres de los hombres implicados aceptaron la pena solicitada por el fiscal y reconocieron los hechos. Uno de ellos, F. T. G. R, difundió el video violaciones bestiales durante dos días, según mantenía la acusación pública. J. M. G. A poseía en su ordenador archivos de contenido sexual entre adultos y niños menores, según el fiscal.
El ministerio público también le acusaba de compartir con otros usuarios uno de los videos pedófilos. El tercer procesado que reconoció los hechos, V. M. D. T, tenía archivos en el ordenador y DVD con imágenes de pornografía infantil, siempre según la calificación fiscal. Los acusados aceptaron penas de multa, seis meses y un año y medio de cárcel.
Los otros siete procesados negaron los hechos. Cinco de ellos se enfrentan a una pena de cárcel de cinco años y los otros dos a ocho meses de prisión. Entre éstos se encuentra V. M. A, un ingeniero técnico de informática y gestión residente en Madrid. Este declaró conocer "perfectamente" el funcionamiento del programa Emule. Pero añadió: "Conscientemente no sabía que los archivos descargados eran de contenido pornográfico de menores".
El acusado sostuvo que se descargaba "todo tipo de archivos" a una carpeta, "pero no veía todo lo que había en ella".
Los agentes de la Guardia Civil le intervinieron cuatro discos duros en el registro. "Casi me desmayo", asegura el hombre que fue su reacción cuando vio los videos. "Me da asco y mucha vergüenza estar aquí por este tema". añadió.
Otro de los acusados, I. H. S., vecino de Paiporta, admitió que se descargaba archivos pero igualmente negó saber que fueran de contenido pornográfico. El acusado poseía hasta 700 archivos en tres discos duros que fueron incautados en su domicilio. P. A. B. M. aseguró desconocer que existiera en su ordenador el video violaciones bestiales hasta que la Guardia Civil se presentó en su casa.
Los agentes devolvieron al individuo dos discos duros porque no contenía información de tipo pornográfico, aunque uno de ellos había sido formateado 10 días antes, según el fiscal. Una vecina de Alzira, M. V. C., se sentó también ayer en el banquillo de la Audiencia para negar haber visto "nunca" había visto videos con ese tipo de contenido. "Me descargué uno de ellos pero fue por equivocación", sostuvo.
Otro residente en la misma localidad reconoció ante el tribunal que se bajaba del Emule pornografía, pero que nunca lo había hecho "conscientemente" con archivos de contenido sexual entre menores: "Una vez vi uno y lo borré enseguida". El implicado, según el fiscal, tenía en su ordenador, cuatro videos con "claras" escenas sexuales entre adultos y niños de más de tres horas de duración.
Una pareja también acusada de estos hechos admitió que se bajaba películas de contenido pornográfico, pero no infantil. Igualmente negó las acusaciones, V. A. M, una vecina de Torrent. El juicio concluirá hoy en la Audiencia de Valencia.